Golpe de calor: el enemigo de nuestras mascotas en verano.



Definición:

El golpe de calor es el nombre común de la hipertermia. Aparece cuando, por exceso de calor, la temperatura corporal sube de manera muy brusca, tanto que el organismo no es capaz de regularla. Cuando la subida de temperatura corporal supera un determinado límite, la zona del cerebro que regula la temperatura pierde el control y los mecanismos de compensación fracasan. Esto implica daños severos en las células sanguíneas (las células sanguíneas se rompen y falla el control de la hemostasia)  y los órganos como el corazón, el riñón y el cerebro.


 Los animales como el gato o el perro, se diferencian de las personas en la forma de perder calor. Las personas transpiramos por todo el cuerpo y los perros y gatos sólo lo hacen por las plantas de las patas, tienen pocas glándulas sudoríparas. Cuando un animal tiene calor jadea continuamente para perderlo, utiliza la respiración para perder calor. Este sistema termorregulador no es tan eficaz como la sudoración.

Sus efectos pueden ser temporales o irreversibles, pudiendo provocar la muerte del animal por fallo orgánico generalizado.
 Por todo ello un golpe de calor es una emergencia extrema, de modo que es importante acudir a un centro veterinario lo antes posible.


¿Cómo podemos evitarlo?

1) Los síntomas clínicos del golpe de calor suelen aparecer cuando la temperatura supera los 42ºC. La rapidez de evolución de los síntomas depende de la cantidad del calor soportado y, del tiempo que el animal está expuesto a esta situación.

 2) Los cachorros y los animales muy mayores soportan peor el calor. Los animales de capa negra tienen más dificultades para enfriarse, también los animales obesos.

 3) Es importante que el animal disponga siempre de agua fresca y un lugar sombreado donde resguardarse del sol. Cuidado con las superficies cementadas.

4) Cuando hagamos un viaje debemos parar cada cierto tiempo. Hay que descansar en un sitio a la sombra y sacar a los animales a pasear un rato y darles de beber.

5) Nunca debemos dejar a los animales dentro de un coche, aunque pensemos que vamos a tardar sólo unos minutos. Ese tiempo puede ser suficiente para que aparezca un golpe de calor.

 6) Además de no dejar a los animales en lugares cerrados, debemos tener cuidado con el ejercicio en días calurosos. En estos casos el golpe de calor no se produce sólo por el calor externo, también aparece por el calor interno que se genera al hacer ejercicio y que el animal elimina mal en los días calurosos.

 7) Los perros braquicéfalos (perros con nariz muy chata, como bulldog inglés o francés, pequinés) o los perros obesos tiene más dificultad para eliminar el exceso de calor.


¿Cómo reconocerlo?

 Los principales síntomas que pueden aparecer son:

1.Temperatura muy elevada
2.Mucosas rojizas u oscuras. Babeo profuso. Sangrado.
3.Respiración acelerada
4.Jadeo excesivo
5.Pérdida de consciencia
6.Tambaleo, convulsiones
7. Diarrea sanguinolenta s,  dificultades respiratorias .
8. Debilidad
9. Vómitos.


Qué debe hacer si piensa que su animal presenta un golpe de calor?

 En el desgraciado caso de que nuestra mascota sufra estos síntomas de golpe de calor, siempre podemos aplicar unos primeros auxilios, pero siempre deberemos llevar a nuestro perro o gato al veterinario porque PRECISA DE ATENCIÓN VETERINARIA URGENTE.

 La temperatura no se puede bajar de forma brusca, sino que debe bajar de forma paulatina y el animal debe rehidratarse y recuperar el azúcar y las sales que ha perdido. El veterinario lo hará mediante la aplicación de fluidoterapia y medicación. Una bajada demasiado rápida de temperatura también puede causar daños graves.


 Si se puede, debe trasladarse de inmediato a una clínica veterinaria.  Durante el trayecto en coche humedecer prioritariamente el cuello y la cabeza mediante paños mojados en agua no muy fría o un pulverizador de agua; nunca cubrirlo con toallas húmedas. Poner un cubito de hielo sobre el puente de la nariz, las ingles y las axilas. Humedecerle la boca, sin forzarlo a beber y sin dejar que beba en exceso.

El golpe de calor es una urgencia, siempre que sea posible hay que acudir inmediatamente a una Clínica Veterinaria. El veterinario corregirá la temperatura, tratará al animal y vigilará su evolución para evitar secuelas.